martes, 27 de agosto de 2013

La indiferencia nos arruina


Un vendedor puede ser simpático o simplemente educado, puede tener fluidez verbal o ser parco en palabras, puede escuchar activamente o asentir a los comentarios de su cliente, pero lo que nunca puede ser un vendedor es indiferente.

La frialdad en el trato aleja al cliente mucho más que cualquier error que podamos cometer. Una actitud fría, distante, indiferente a los problemas ajenos es lo contrario a esa empatía que siempre se busca en el vendedor. 

Durante mis vacaciones he sentido en varias ocasiones esa frialdad de ser una más, un número, una molestia en el trabajo de la persona de turno y francamente, no me ha gustado. 

Imaginaos la recepción de un hotel en el que entras y nadie te mira, como si fueras invisible. Después del buenos días de rigor, el indiferente de turno solicita el DNI, rellena el documento de rigor y te entrega las llaves. ¿Qué le costaría, me pregunto, añadir una sonrisa, un ¿qué tal el viaje? cualquier acercamiento para que el cliente se sienta más cómodo, más apoyado. 

En el ambulatorio, una mujer se equivoca de fecha y va a tomarse la tensión un día tarde. La enfermera de turno no se digna ni escucharla, nada, "un error lo tiene cualquiera, vuelva usted mañana". ¿Se creerá esta profesional, por llamarla de alguna manera, que ha cumplido con su obligación siendo insolente y desagradable? ¿Tanto le habría costado decirle un "lo siento", "no puedo", "espere a ver si tengo un hueco". La enferma se hubiera marchado con otra confianza, con la ilusión de sentirse atendida. 

¿Es tan complicado hacer la vida más agradable o fácil a los demás, especialmente cuando nuestra profesión es atender a los clientes? 

Observo, tomo nota, me digo que la frialdad y la indiferencia son las causas de los más grandes fracasos comerciales. Hay que vibrar, hay que sentir, hay que hacer llegan al cliente nuestras palpitaciones y deseos, hay que ser uno mismo y hay que preocuparse por lo que nuestro cliente espera de nosotros en cada momento. 

Comienza un nuevo curso, el éxito está ahí, esperándonos.También la felicidad. 

15 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo, lo más importante es empatizar con la gente e ir con una sonrisa en la boca, la vida sería mejor si todos fueramos agradables los unos con los otros.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que una persona llega mas a la gente por su amabilidad que por su profesionalidad, que no digo que sea malo ser un buen frofesional en lo que haga, pero si no trasmites nada de poco te sirve

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo totalmente, hay gente que le cuesta ser amable con los demás, en más de un caso me ha pasado, a la gente aun equivocandose ella le cuesta decir lo siento o disculpa. No cuesta nada ser amable.

    ResponderEliminar
  4. estoy de acuerdo, sobre todo en empatizar con el público en un puesto de atención al público

    ResponderEliminar
  5. gracias por vuestra participación y suerte.

    ResponderEliminar
  6. totalmente de acuerdo, la empatía es algo muy importante

    ResponderEliminar
  7. Estoy completamente de acuerdo, la amabilidad en cualquier trabajo es súper importante y más aún cuando se trata de atender a clientes.En el tema de la salud...hay médicos,enfermeros,etc, que no sé ni que pintan en ese puesto de trabajo porque para nada va con ellos.Y en todos los sitios hay personas así, te ponen malas caras,te contestan de muy mala gana....va una sonriéndole al mundo y te encuentras con estas situaciones..¿qué pasa, es que viven amargados o qué?

    ResponderEliminar
  8. estoy totalmente de acuerdo, hay que empatizar

    ResponderEliminar
  9. considero un requisito importante para todo aquel que trabaje de cara al público ser una persona agradable, de buen trato, hacer sentir cómo y a gusto a los clientes.

    Estoy de acuerdo en que la frialdad y la indiferencia son las causas de los más grandes fracasos comerciales. Ser agradable, atento y cortés con los clientes mantiene la clientela, que es fiel porque se siente querido,y gana más clientes.Además, los clientes, al sentirse a gusto, hacen más compras.

    ResponderEliminar
  10. Yo pienso q cuesta menos ser agradable y amable, q desagradable y arisco, aunq también es cierto q hay gente q le cuesta y claro, al estar cara al publico, a veces hay q aguantar carros y carretas, tenemos q ser respetuosos por ambas partes, dependiente y cliente

    ResponderEliminar
  11. los buenosmodales, la educacion y la empatia han sido destronados.
    La verdad que no solo en hoteles, en ambulatorios, supermercados, tiendas....
    a veces da hasta apuro preguntar por algo.

    ResponderEliminar
  12. De verdad, que si me gusta algo, pero el vendedor es un persona sin educacion, sin respecto, ni amable, me iria sin comprar nada.
    El vendedor es responsable por lo menos de 80% de lo que se vende.
    ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  13. Hay que tener empatia,ser agradable,amable,no cuesta nada ponerse en la piel de los demas,escuchar y la otra persona se ira contenta y feliz,no se puede ir de frio por la vida,las personas lo captamos todo.!!! Gracias

    ResponderEliminar